Limpiar el climatizador para reducir los gastos

El climatizador: el electrodoméstico en el centro del debate público desde el principio de la pandemia. Inicialmente se temía que transmitiera el virus y favoreciera el contagio en ambientes cerrados, un miedo que ha popularizado entre empresas y particulares el concepto de Indor Air Quality y la conciencia de la importancia de la sanitación y de la limpieza de los sistemas de aire acondicionado. Actualmente, sin embargo, con el aumento incesante de las facturas, el electrodoméstico que refresca nuestros hogares durante los meses más calientes del verano vuelve al centro de la atención con el asunto energético.

Tiempo de leer: 4 min

Varios factores influyen en el consumo energético de un climatizador. El elemento determinante que se debe considerar durante la fase de compra es la etiqueta energética. Introducida en Italia desde hace más de veinte años (más exactamente en 1998), se encuentra en el envase de los electrodomésticos con gráficos coloridos para informar el consumidor del nivel de consumo del modelo. Entre los elementos mencionados en la label energy observamos: la clase energética de pertenencia con una escala de la A a la D, la potencia nominal en kW/h y el factor de eficiencia SEER (cuanto mayor sea el valor, más eficiente será el aparato en términos de consumo). 

Además, especial atención se debe prestar a las franjas horarias de uso del sistema, que los proveedores de energía consideran para basar las ofertas económicas que proporcionan a los usuarios. Tomarlas en cuenta, junto con el tiempo de utilizo, es otra precaución que se puede poner en práctica para reducir ulteriormente costes y consumos energéticos.

Otro elemento esencial, para garantizar el funcionamiento eficiente de los sistemas de aire acondicionado (ya sean residenciales, comerciales o industriales) y un ahorro considerable de energía, es el mantenimiento: un tema que Errecom ha abordado repetidas veces desde diferentes perspectivas. Debería quedar claro a nuestros lectores que el buen funcionamiento de los sistemas de A/A no solo depende de variables mecánicas e ingenieriles, sino también del mantenimiento del sistema desde un punto de vista químico. Los aditivos formulados por el laboratorio Errecom, de hecho, pretenden bloquear la cadena de reacciones químicas debidas al natural decaimiento del gas refrigerante y del lubricante en el sistema, restableciendo su eficiencia inicial y previniendo la formación de fugas de gas refrigerante.  

De todos modos, además de las causas mecánicas o químicas, el deterioro de los sistemas de A/A se debe también a otro factor de tan fácil gestión, pero muy a menudo subestimado: la suciedad. Por lo tanto, entre los elementos que se deben considerar para reducir los consumos energéticos, encontramos también la limpieza profunda y frecuente de las unidades interiores y exteriores.

¿Por qué los climatizadores sucios consuman más?  

 La razón principal se debe buscar en las baterías aletadas presentes en evaporadores y condensadores. Al tratarse de intercambiadores de calor con láminas metálicas en los que el gas refrigerante circula de forma líquida o gaseosa (según los casos), está claro que la presencia de depósitos de suciedad representa una verdadera barrera que impide su función. Más concretamente, en el caso de los condensadores, los residuos no tratados bloquean el calor emitido por el gas refrigerante a causa del cambio de estado de gaseoso a líquido; en el caso de los evaporadores, el calor resultante del cambio de estado de líquido a gaseoso se bloquea a causa de la acumulación de polvo u otros tipos de suciedad.  

Inhibiendo su función de transferencia de calor, por lo tanto, el sistema tarda más tiempo en producir aire frío, con un gasto energético mayor. Es lógico que la limpieza del sistema, con una atención particular a las baterías aletadas, deba considerarse una de las etapas fundamentales en los planes de mantenimiento de los técnicos HVAC, con la conciencia de que cuanto más grande sea el sistema, mayor será el gasto, en términos económicos y ambientales.  

Baterías aletadas: ¿limpiadores ácidos o alcalinos? 

 A menudo, frente a la inmensa oferta de limpiadores en el mercado, el técnico se encuentra en dificultad a la hora de identificar el producto más adecuado para sus necesidades. 

La primera consideración consiste en utilizar limpiadores profesionales específicos formulados por empresas especializadas en el sector del aire acondicionado. 

Es necesario también distinguir entre unidad exterior e interior. La primera, de hecho, precisamente a causa de la posición en la que se encuentra, está expuesta a suciedad de vario tipo que se debe tratar con limpiadores diferentes.  

Cuando se necesita desgrasar y eliminar polvo, smog, polen, restos orgánicos, suciedad ambiental, grasa y aceite, es fundamental recurrir a limpiadores alcalinos.  

Cuando, en cambio, entre las grietas de las baterías aletadas de los condensadores encontramos restos de caliza como incrustaciones salinas, óxido, cemento o yeso, entonces se requiere necesariamente el tratamiento con limpiadores ácidos. De todos modos, en ambos casos se recomienda enjuagar el producto usado con abundante agua, para evitar que los restos del limpiador puedan dañar las superficies.

Otra historia son las baterías aletadas de las unidades interiores, para las que se recomienda utilizar limpiadores alcalinos. 

Obviamente, la frecuencia ideal de limpieza de los condensadores depende también de las zonas en las que se instalan los sistemas: en las inmediaciones de mar, puertos, zonas particularmente ventosas, lluviosas o contaminadas, como áreas industriales o ciudades, es más probable que se acumulen restos, suciedad e incrustaciones entre las grietas de las baterías aletadas. Una consideración parecida puede hacerse con respecto a los evaporadores: es natural que las unidades interiores instaladas en las cocinas de los restaurantes o de los hoteles necesiten intervenciones de limpieza más frecuentes en comparación con las de un alojamiento. El técnico HVAC se ocupa de las diferentes condiciones a fin de garantizar a sus clientes eficiencia energética constante durante toda la temporada.  

¿Y los filtros?  

 Claramente una intervención de limpieza completa no se limita al tratamiento de las baterías aletadas. Cuerpos, ventiladores, drenaje de condensado y filtros son otros componentes que no se deben olvidar. Y, para seguir con el tema de la eficiencia energética, se debe poner la atención precisamente a los filtros: la presencia de suciedad o polvo que obstruye el paso del aire causa un esfuerzo mayor del climatizador para alcanzar y mantener la temperatura y, por consiguiente, gasta más energía.

El tema de la limpieza de los climatizadores, de todos modos, es muy complejo y amplio y, precisamente por eso, Errecom ha redactado un análisis detallado disponible para su consulta: Cleaner – Directrices para una correcta purificación de Evaporadores y Condensadores. 

Compartir en
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Artículos relacionados